domingo, 26 de octubre de 2008

El sentido práctico de la vida.

Tengo un amigo, cuyo criterio respeto mucho desde hace ya bastante tiempo. Tiene las cosas muy claras y la capacidad de decirlas como son y actuar en consecuencia incluso donde no se puede (o donde los demás creemos que no podemos). Como el dice: "Yo tengo una bula papal." Desde luego su elocuencia le da derecho a ella.

Le hablé hace unos días de mis quebraderos de cabeza acerca de un tema que me afecta (muchos quebraderos, no lo imaginais). No voy a detallar mi opinión aquí, me la reservo, porque ahora mismo me aburriría darla y a vosotros os aburriría leerla. Diré que, entre otras cosas, no por mucho madrugar amanece más temprano, pero eso es solo un punto de toda la problemática. El caso es que mi amigo, tras escuchar toooda la historia, resumió en tres frases aquello sobre lo que yo, desde dentro, desde la implicación, solo puedo dar vueltas, elevando su capacidad de síntesis a sabiduría infinita.

"Sois más tontos que un "bocao" en el "orto". ¿Y tú quieres que yo me meta ahí? ¡¡¡YO AHÍ NO ME METO!!!"

Sublime. Sencillamente sublime. Y no es irónico.

1 comentario:

eva dijo...

Bueno, ese apañero mío!!! Te comento que ha leido esta entrada y le ha gustado, y a mí también. Pero si tuviésemos que poner aquí todas sus síntesis y frases emblemáticas, no parábamos de reír en un mes.... Ay apañero!! siempre te llevaré en el corazón!!!