sábado, 15 de marzo de 2008

La homosexualidad y diversidad sexual en los institutos

Una amiga me ha enviado un estudio tremendamente interesante acerca de la aceptación de la diversidad sexual en los institutos. Se llama: _Actitudes ante la diversidad sexual de la población adolescente de Coslada (Madrid) y San Bartolomé de Tirajana (Gran Canaria)._. De dicho estudio que podéis descargar completo de esta pagina, quiero destacar los siguientes fragmentos, en referencia al debate acerca de si las parejas homosexuales, deben o no adoptar niños y de la realidad sobre la necesidad de la asignatura de Educación para la ciudadanía: Me ha parecido todo muy interesante y completo, por lo que recomiendo su lectura íntegra, pero si no tenéis tiempo (o ganas, es algo largo), no perdáis la oportunidad de leer los siguientes datos:
"...los padres y madres no ponen pegas a que se traten estos temas en el centro, sino que muchas veces se utiliza el miedo a su posible reacción negativa como excusa para no hacerlo."
"Uno de los objetivos de esta investigación era estudiar el riesgo potencial de acoso que pueden sufrir estos chicos y chicas de familias homoparentales por parte de sus compañeros y compañeras de clase. Como veremos en los datos que se presentan a continuación, la mayor parte de estudiantes de educación secundaria entrevistados no darían importancia especial a esta información (51,2%), excepto quizás para sentir más confianza con la persona que la comparte y apoyarle en lo que necesite (59,1%). Un 25,9% de estudiantes han marcado ambas opciones (no cambiaría la relación y agradecería la confianza), un 25,3% ha señalado que no cambiaría nada su relación esa persona y un 33,2% agradecería la confianza y apoyaría a esa persona en una familia homoparental, con lo que sólo un 15,6% de la muestra no ha marcado ninguna de estas dos opciones que muestran un amplio respeto a las chicos y chicas que viven en familias homoparentales. De nuevo es una minoría de estudiantes los que tendrían actitudes homófobas frente a un chico o una chica criados en una familia homoparental."
"...podemos comprobar que en muchas ocasiones el temor a la posible reacción negativa de los padres, madres o familiares a abordar la diversidad sexual en el aula no tiene más fundamento que el prejuicio, ya que la inmensa mayoría de ellos no sólo no tiene ningún problema en que se aborde el asunto en las aulas, sino que es algo que considera positivo para la formación de sus hijos e hijas."
"Es interesante que mientras algunos discursos señalan que sólo los padres y madres deben hablar de sexualidad a sus hijos, los adolescentes demandan también otras fuentes de información. En general existe un desfase entre las fuentes de las que les gustaría recibir información y de las que en la práctica realmente reciben información, de modo que las principales vías para informarse sobre sexualidad son los medios de comunicación (42,7%) y las amistades (41,7%). Sólo un tercio de los y las adolescentes dice recibir información sexual de sus padres y madres (32,2%) y casi la misma cantidad busca la información sobre sexualidad en internet (32,1%)."
"Los adolescentes parecen demandar una formación sexual que vaya más allá de los aspectos meramente biológicos de la reproducción, por ejemplo, un porcentaje importante demanda información sobre relaciones amorosas y de pareja (45,1%) y, en menor medida, de distintos modelos de familia (14,6%). En una etapa en la que se definen las identidades sexuales y una parte significativa de los adolescentes no tiene clara su orientación sexual, parece que no estaría de más trabajar la diversidad sexual en el aula, como demanda un 12,5% de los encuestados."

Como resumen, daría por válido este breve párrafo.

"el desconocimiento de la realidad de las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales entre adolescentes y adultos sigue siendo amplio y preocupante. Esta falta de información y referentes refleja en muchos casos el miedo a tratar entre los jóvenes problemáticas que los más mayores no tienen asumidas.
Educar en el respeto a la diversidad sexual sigue siendo considerado un tabú, como parte de una educación sexual que incomoda dar y que, si ha de darse, debería ser exclusivamente a los más mayores, que son los que podrían “entenderlo mejor”. Se contradice así la idea de que el respeto a la diferencia debe trabajarse cuanto antes, ya que hay menos prejuicios interiorizados que combatir."

"La reacción de las madres, padres y familiares aparece, en general, como mucho más respetuosa ante la diversidad sexual y por el tratamiento de estos temas en la escuela que el mensaje erróneo que desde algunas 55 instancias se pretende transmitir: que los padres y madres prefieren que la sexualidad sea un tema que se trate exclusivamente en casa."

2 comentarios:

jordim dijo...

Se me cae la cara de vergüenza con la actitud que tiene la gente ante la homosexualidad

errante dijo...

muy interesante, gracias por compartirlo